viernes, 2 de agosto de 2013

Consenso Pilarense sobre vigilancia epidemiológica


La importancia de la vigilancia epidemiológica para controlar el meningococo

Durante un desayuno de trabajo organizado por la Secretaría de Salud de Pilar junto a Sanofi Pasteur, el Dr. Roberto Debbag  subrayó la necesidad de contar con un protocolo para controlar la enfermedad y reforzar la vigilancia para evitar brotes epidémicos.

La Secretaría de Salud de Pilar junto a Sanofi Pasteur  desarrollaron un desayuno de trabajo durante el cual se analizó la importancia de relevar el estado de situación de la enfermedad meningocócica en el país.
El Dr. Roberto Debbag  es director médico para América latina para las enfermedades de pertussis y meningococo y fue el disertante principal del encuentro al que también asistieron el Secretario de Salud de Pilar Dr. Pablo Atchabahian y referentes de pediatría del municipio.
Durante su explicación el especialista recordó que “anteriormente existían 13 serogrupos y ahora son un total de 12. Esto se modificó en noviembre del año pasado durante un encuentro internacional que se hizo sobre la enfermedad”.
Asimismo resaltó que “hay una gama más de infecciones (por ejemplo la artritis y la neumonía)  que antes no teníamos en cuenta y eso es producto del cambio en los serogrupos”.
En cuanto al accionar de las autoridades en relación al meningococo indicó que “en Argentina el principal problema es la falta de protocolización”.
La Organización Panamericana de la Salud describió la situación de la enfermedad en una reunión realizada en Quito del 3 al 5 de julio. Dentro de las recomendaciones “dicen que es imperativo mantener un sistema de vigilancia epidemiológica para conocer el perfil real de situación, estandarizando métodos diagnósticos para el reporte de la enfermedad. Además se deben establecer centros centinela por grupo de edad y estandarizar las técnicas de laboratorio. En países donde hay alta incidencia se debe vacunar a niños y adolescentes”, indicó el profesional.
El Dr. Debbag remarcó que es imperioso actuar rápidamente en la profilaxis antibiótica y quimioprofilaxis dentro de las primeras 24 horas.
En cuanto a la situación de países vecinos explicó que Brasil tiene 3500 casos por año, “por eso tienen la vacuna dentro del Calendario Nacional de Vacunación”.
Por otra parte, dijo: “Es necesario lograr una vigilancia para la enfermedad específica, porque requiere de la definición de caso antes que nada. Hay que escribir una vigilancia especial  y una vez que se consolida eso se analizan los corredores epidemiológicos. A través de ellos, se puede saber cuándo hay un brote epidémico, y en ese momento se debe aplicar quimioprofilaxis más las vacunas. Paralelamente hay que hacer educación comunitaria. La vigilancia es la que ayuda a sacarnos del desconocimiento”.
“El segundo punto es la educación médica a los trabajadores de salud del partido y analizar cuál va a ser el protocolo. Todo esto debería hacerse en dos meses. Ya en el tercer mes se sabrá cuál es el panorama. Es importante remarcar que no hay que vacunar a todos, pero sí hay que tener disponibilidad”.
En cuanto a la vacunación del personal de salud se indicó que “sólo deben vacunarse quienes están en contacto con el laboratorio”.
Al finalizar el Dr. Pablo Atchabaian, indicó que “de todo esto deben salir cosas productivas y una de ellas es la vigilancia epidemiológica, además de analizar los microcasos en la provincia de Buenos Aires y en los municipios”.

Dr. Pablo Atchabahian






No hay comentarios:

Publicar un comentario