domingo, 2 de marzo de 2014

Mi encuentro con el Papa Francisco

UN NUEVO LEGADO DEL PAPA FRANCISCO


Argentinos cristianos, musulmanes y judíos regresamos de una peregrinación interreligiosa, impulsada por la iniciativa del Instituto del Diálogo Interreligioso .

Afirmamos el valor de la Paz. Como creyentes, escuchamos los argumentos de las partes y propiciamos dirimir conflictos a través del diálogo. 
En Medio Oriente es nuestro anhelo, en Argentina nuestra tarea. Como siempre nos insistió Bergoglio cuando caminaba entre nosotros: la Patria es un don y la Nación una tarea. La asumimos con fe, entusiasmo y esperanza; hoy renovada
 al regresar de este viaje, c
on el sello final de su impronta al encontrarlo en el Vaticano como Su Santidad, el Papa Francisco. Nos comprometimos frente a él, que sigue siendo el Bergoglio de siempre, a asumir su legado. Del diálogo interreligioso a la cultura el encuentro.

Fuimos llevando como ofrenda a Jerusalem, Ramallah, Aman y el Vaticano el testimonio de lo que los argentinos logramos: unidad en la diversidad, en la experiencia de la coexistencia interreligiosa. 

Nos queda pendiente, en la Argentina , comprometernos en transferir este diálogo a otros ámbitos de nuestra sociedad;  y así poder hacer futuro en el presente. Afirmando según su predicamento, que el verdadero poder es el servicio, que el todo es superior a la suma de las partes y que lo real de la acción trasciende las ideas. 

Nos debemos amor fraternal para restablecer la familia que somos, como hermanos, los argentinos; cuando fundamentalmente, en lugar de querer tener razón para dividirnos, ofrendamos el corazón para unirnos al salir al encuentro del otro; migrando de nuestro individualismo hacia las periferias existenciales, donde en los ojos del prójimo, nos recuperamos unos a otros en la misma dignidad de ser humanos; siendo hermanos, hijos del mismo y único Padre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario