domingo, 1 de febrero de 2015

Prevención : Vacuna del Rotavirus en Pilar

Se trata del virus que produce infección intestinal. Está disponible para bebés que tienen entre 2 y 6 meses, en todos los centros de salud y Hospitales del Municipio.
La coordinadora de Medicina Preventiva de la Secretaria de Salud de la  Municipalidad del Pilar, Laura Bialorus, informó que “ya se pueden vacunar los chicos que tienen entre 2 y 6 meses contra el Rotavirus, virus que produce una infección intestinal (o gastroenteritis), siendo la causa más común de diarrea severa en niños”.

Desde principios de enero está disponible en todos los vacunatorios de los centros de atención de salud del municipio y de los hospitales municipales.
“Se trata de una complicación a la que hay que prestar especial atención en verano ya que las altas temperaturas provocan que los chicos pierdan mucho líquidos. Si además se pierden a través de la materia fecal, hay serios riesgos de deshidratación, informó la doctora Bialorus.
El rotavirus puede sobrevivir durante varias horas en las manos, y durante días en superficies sólidas como mesadas, pasamanos y utensilios. La principal vía de contagio es la fecal-oral, por lo que puede ser, por un lado, de persona a persona, que ocurre cuando una persona sana toca partículas de materia fecal de una persona infectada con el virus, y sin darse cuenta las introduce en su boca (por ejemplo, por no lavarse las manos adecuadamente). La persona que padece la enfermedad mantiene su poder infeccioso en la materia fecal durante una semana. Por otro lado, se contagia a través del consumo de agua y alimentos contaminados.
Sintomas
Básicamente, se manifiesta como una gastroenteritis de 3 a 8 días de duración, con vómitos explosivos, diarrea acuosa a repetición (hasta 15 deposiciones por día), fiebre o dolor abdominal.
El mayor peligro es la deshidratación, la que puede llegar a provocar la muerte, en especial en los bebés y niños pequeños. Por eso, ante la presencia de estos síntomas es importante acudir al médico rápidamente a un centro de salud.
Si el niño no tolera el tratamiento de hidratación oral (por vómitos) puede ser internado para recibir hidratación por vía endovenosa.
¿Cómo se puede prevenir?
La mejor medida es el lavado de manos con agua y jabón, en especial después de ir al baño, cambiar pañales y antes de comer.
También se debe tener cuidados a la hora de preparar mamaderas con leche en polvo, en el almacenado y en el manejo del chupete para que se conserve limpio y en condiciones en todo momento.
Además, consumir agua segura. Si no lo es, hervirla con dos gotas de lavandina por cada litro de agua. Y mantener la lactancia materna durante el primer año de vida de los bebés, ya que disminuye el riesgo de contagio de esta infección en un 50%.

Frente a cuadros de gastroenteritis se recomienda aumentar la frecuencia de la lactancia (leche materna) en el caso de los bebés, y brindar permanentemente agua a los niños más grandes, a fin de evitar la deshidratación, antes y después de realizar la consulta con el médico.
“Primero, se debe colocar al chico en un lugar fresco, luego ofrecerle agua de red o hervida y en tercer lugar, concurrir a un centro de salud rápidamente; cuanto más chico más urgente debe ser la consulta”, advierte la doctora Bialorus.
 Dr Pablo Atchabahian

No hay comentarios:

Publicar un comentario