jueves, 2 de abril de 2015

Prevención del accidente Ofidico

 Existen en nuestro país más de 100 especies de serpientes. La mayoría de ellas son inofensivas por no veneno o por no poder inyectarlo eficientemente en el ser humano. A estas se las denomina “no venenosas”. Algunas de ellas (“falsa coral” o “falsa yarará”) presentan características morfológicas parecidas a las serpientes venenosas.
Debe igualmente tenerse en cuenta que cualquier ofidio no venenoso puede provocar lesiones locales por acción mecánica directa en el acto de morder.
Las serpientes de importancia sanitaria poseen glándulas productoras de veneno (que es una secreción salival modificada de tipo serosa), conectadas por un conducto glandular a dientes especializados para la inoculación del mismo
El reconocimiento del ofidio agresor puede ser de gran ayuda, pero no imprescindible para la administración precoz y efectiva del tratamiento con el antiveneno específico.

En nuestro país se han encontrado siete especies del Género BOTHROPS, más conocidas como “yarará”.
                       
 DIFERENCIAS ENTRE SERPIENTES VENENOSAS Y NO VENENOSAS
Se analizarán por un lado las diferencias entre las víboras (géneros Bothrops -“yarará- o Crotalus -“cascabel”-) y las culebras con las que se pueden confundir (“falsa yarará”), y por otro lado las diferencias entre las serpientes venenosas del Género Micrurus (“coral”) y las culebras del tipo “falsa coral”.
La única característica indiscutible de las víboras es la presencia de la llamada “foseta loreal”. Se llama “loreal” a la zona ubicada delante del ojo, detrás de las fosas nasales y encima de la boca. La presencia de un orificio en esa zona da la certeza de que se trata de una víbora (“yarará” o “cascabel”). Si ese orificio falta, se trata de una culebra o de una boa. La serpiente de coral NO tiene foseta loreal.
El examen del cuello permite diferenciar a las víboras, (géneros Bothrops o Crotalus), que poseen una cabeza triangular con un cuello marcado, de las culebras y las corales, de cabeza redondeada y cuello poco evidente.
Como excepción se debe tener presente que las boas (no venenosas) también tienen cuello marcado, así como algunas culebras.
Las escamas que cubren el cuerpo también pueden ser un elemento que ayude a la identificación. En las víboras (Bothrops o Crotalus) las escamas que cubren la parte dorsal de la cabeza son más pequeñas que las del cuerpo y todas sus escamas son carenadas, lo que le confiere una textura rugosa, mientras que en boas, culebras y corales son lisas (aunque hay algunas pocas excepciones). Las culebras presentan en la cabeza placas de mayor tamaño que las escamas corporales.
La terminación del cuerpo de las víboras hembras es abrupta lo que brinda un aspecto de “cola corta” y “delgada” (se entiende como cola la región del cuerpo posterior a la cloaca), sin embargo algunas pocas especies de culebras pueden presentar también una cola afinada.
La terminación de la cola puede ser simple (Bothrops y Micrurus) o terminada en un apéndice caudal, cascabel o crótalo (Crotalus).
Si bien la única característica diferencial entre víboras y culebras es la presencia de la foseta loreal, alguna de las características mencionadas puede ser de mucha ayuda para diferenciar entre serpientes no venenosas y víboras. Por ejemplo, cualquier serpiente que posea cabeza redondeada, o que no tenga la cabeza triangular con el cuello marcado, o que posea pupila redonda o tenga escamas lisas, no es una víbora.

MEDIDAS DE PREVENCION
- Es posible evitar un 60% de los accidentes ofídicos al proteger las piernas de la rodilla hacia abajo con botas, polainas, ropa gruesa, diarios debajo del pantalón o trapos enroscados en la pierna.
- No introducir las manos en cuevas, troncos, debajo de piedras. Si es necesario por el tipo de tareas, utilizar guantes protectores
- No saltar sobre troncos.
- No intentar atrapar ningún ofidio, no tocar los mismos aunque estén muertos.

Primeros auxilios frente a un accidente
- Aflojarle la ropa y todo elemento que dificulte la circulación (cinturón, zapatos, reloj, anillos, etc.)
- NO lavar la herida
- NO hacer ligaduras o torniquetes en el miembro afectado
- NO aplicar medicamento alguno
- NO efectuar cortes
NO cauterizar
- NO intentar cazar al animal agresor

También deben evitarse medidas de uso popular tales como: suministrar bebidas alcohólicas como estimulantes o para mitigar el dolor, la inyección o colocación de sustancias como vinagre. Alcohol, kerosén, etc. en la zona de la mordedura, realizar cortes en la herida para succionar veneno, etc.

- ANTE LA MORDEDURA DE OFIDIO CONCURRIR AL HOSPITAL MAS CERCANO

PARA MÁS INFORMACION AL RESPECTO, COMUNICARSE CON:

  • MEDICINA PREVENTIVA TEL : 02320-475888
  • DIRECCION DE ZOONOSIS TEL: 0230- 4430881
  • HOSPITAL MUNICIPAL DEL PILAR, TEL: 0230-4669265
  • HOSPITAL FEDERICO FALCÓN, TEL: 02320-401000
  • (*)HOSPITAL POSADAS  línea gratuita 0800-333-0160

                                                                                    Medicina Preventiva
                                                                                    Secretaria de Salud
                                                                                     Municipalidad de Pilar



No hay comentarios:

Publicar un comentario